Rejillas de fondo

Las rejillas de fondo son piezas que resultan de la combinación de varios elementos tales como el metal, hierro, acero, aluminio, bronce y cobalto; las cuales pueden ser diseñadas para que los elementos actúen en una sola dirección

Las rejillas de fondo son piezas que resultan de la combinación de varios elementos tales como el metal, hierro, acero, aluminio, bronce y cobalto; las cuales pueden ser diseñadas para que los elementos actúen en una sola dirección, en algunos casos pueden ser bidireccional, para de esta manera mantener el agua libre de impurezas.

Importancia de las rejillas de fondo

Estas piezas pueden ser usadas para permitir el paso de agua o fuego o algún otro elemento, impidiendo que otros objetos de mayor tamaño pasen por ellas; la cual usa la fuerza de una especie de bomba de aire para crear una especie de corriente de agua ascendente cuando son colocadas en las salidas de agua, y otra descendente la cual es succionada por la abertura en el extremo opuesto, y en una medida menor por la malla que cubre la superficie de la rejilla.

La rejilla de fondeo tiene una gran ventaja estética y es que prácticamente invisible al colocarse en el fondo de la embarcación, puesto que no ocupa un gran espacio. Las rejillas y sus accesorios, son idóneos para el uso en naves y embarcaciones, generalmente se ve la ligereza del material sobre todo en barcos de grandes tamaños, es muy importante en los diseños y la realización.

Las rejillas deben ser muy resistentes ya que deben resistir la abrasión, las grasas y los aceites que el barco pueda botar, por este motivo es tan importante para el sector naval, ya que se pueden se utilizada en la realización de superficies de paso, pasarelas y escaleras, garantizando la máxima seguridad de todas las personas que se encuentren a bordo de la embarcación.

Las rejillas de fondo deben estar disponibles en versiones conductivas y antiestáticas para que sean instaladas en aéreas peligrosas, como por ejemplo las zonas donde se utilicen gas o donde se utilice temperaturas elevadas; para que el barco no tenga problemas, y garantice al máximo su funcionamiento; y si se llegase a tener una obstrucción, estas estén dispuestas a no permitir el paso al interior de los conductos de agua. Se le debe realizar una revisión constante tanto en el mar como afuera de mismo. Esta revisión es de suma importancia hasta cuando se encuentran en alta mar, ya que si en algún momento hay una falla del mismo en plena travesía puede suponer problemas mayores, que pongan en riesgo la vida de los tripulantes.